Que difícil va a ser escribir esto. Me da un poco de miedo ver publicado uno de mis rasgos humanos mas vergonzosos. El miedo es una emoción humana natural y antropológicamente correcta. Nos mantiene alejados del fuego directo, nos aleja de las escaleras viejas, nos hace mirar dos veces la fecha de expiración… nos alerta de la posibilidad del peligro. Pero que pasa cuando el miedo nos paraliza? Que sucede cuando el miedo nos mantiene practicando estrategias de supervivencia obsoletas… y pero aún, que pasa cuando el miedo no nos permite visualizar otras posibilidades, emprendimientos novedosos, alternativas inusuales o formas y aplicaciones simplemente distintas?

El riesgo es parte de cualquier emprendimiento nuevo. Algunas personas tienen la maravillosa capacidad de navegar el miedo en espacios y situaciones desconocidas y hasta lo disfrutan, lo buscan; se realizan a través de la sensación de superar obstáculos. Otros, los evitamos a toda costa. Esto tiene algo que ver con la personalidad de cada persona, pero tiene más que ver con la manera en que crecimos (el miedo se aprende) y las experiencias a las cuales fuimos expuestos de niños. Que hacemos entonces, nosotros, (los cautos)… los que no fuimos instruidos en la destreza de manejar el riesgo y sacarle provecho?

Hoy veía un video de TED sobre una escuela de verano en la cual los niños son expuestos a “peligros” usuales, esos que nos prohibieron experimentar de niños. La electricidad, el fuego, objetos con ruedas en movimiento, objetos punzo cortantes, etc. De esto están hechas las peores pesadillas de cada padre! Por que llevaría a mi hijo a un campamento donde juega con fuego, cuchillas, velocidad y caídas libres? La escuela se llama “The Tinkering School” y la premisa del proyecto me parece completamente segura. Es más, me parece una de las mejores ideas que he encontrado en mucho tiempo. Electricidad, un serrucho, martillos y clavos… un millón de posibilidades! Controlar el fuego y convertirlo en mi aliado, no mi enemigo… tallar una herramienta con una cuchilla filosa. Estamos hablando de tener el poder de inventar y sobrevivir. No hacemos eso todos los días? No es esta una lección maravillosa? Como se aprende a controlar algo si lo eliminamos por completo del repertorio de experiencias a las cuales nos exponemos?

Y es que la propuesta de “The Tinkering School” es tan sencilla, que se aplica a la manera en que debemos vivir y experimentar el mundo todos los días. Le tememos a lo que no conocemos. Es natural. Pero también es natural querer conocer, aprender y superar obstáculos. Es natural ser curiosos y es muy natural imaginar posibilidades. Lo que no es natural es estancarnos y no progresar, no buscar nuevas maneras de resolver problemas y crecer.

Mi tip verde para esta semana es hacer algo que te de miedo. Nadar en el mar? Construir cajones para la cocina? Adoptar una mascota? Cortarte el cabello? Bueno, mas bien pensaba en: cambiar tus hábitos alimenticios, llegar mas temprano a casa, hacer mermelada casera con tus hijos, aprender a tejer, empezar a entrenar en las mañanas. A veces el temor al fracaso se disfraza de desinterés o desdén. Seamos cautelosos, pero entreguémonos a nuevas experiencias, aquellas que nos harán ser mejores personas. Personas más felices y dispuestas a inspirar y compartir. Eres responsable de tu felicidad y la felicidad es una idea responsable. Hasta pronto y feliz semana!