Reducir, reutilizar y reciclar… escribo esto al ritmo de la canción de Los Colorados. Hmmm… Los Colorados están claritos en el tema, pero tu y yo, que onda?

Usamos la palabra reciclar de manera muy frecuente cuando la mayoría de las veces estamos hablamos de reutilizar. Un tema que he estado investigando mucho últimamente es lo que los gringos llaman “upcycling”. El reciclaje podría llamarse actualmente “downcycling”, tomando en cuenta que los materiales, al ser reciclados pierden calidad en el proceso de convertirse en otras materias primas. De esta manera, las botellas plásticas se convierten en topes delanteros para estacionamientos, los aluminios forman variadas aleaciones de menor calidad y el papel de oficina se convierte en papel higiénico o papel toalla . El proceso siempre crea un material de menor valor, calidad y duración.

Lo que me llama mucho la atención del “upcycling”, es el valor agregado que el ingenio humano, la tecnología y el diseño le dan al material de desecho. El concepto de basura empieza a desaparecer y nos compaginamos un poco mas con la naturaleza y el reino animal, en donde nada es desperdiciado en el proceso de existir y sobrevivir; empezamos a practicar balance y simbiosis.

En otras culturas menos “desarrolladas” (valga la contradicción), la carencia material y tecnológica hacen de cualquier elemento encontrado materia prima para construcciones ingeniosas; que me convencen cada vez mas de que el desarrollo nos empobrece en muchos aspectos. Lo que hacen estas culturas es diseño industrial en su mas simple y sencilla expresión.

Siguiendo un poquito esta línea de reducir a la mas simple y sencilla expresión, llego a dos actividades que definen a las civilizaciones. Sin contar el proceso de trabajar la tierra para producir alimentos y lograr que sean comestibles, nos quedan: hilar y construir.

Las necesidades básicas de vestido y resguardo son satisfechas en el proceso de tomar y utilizar lo que nos rodea y crear objetos útiles. En el proceso de crear nuevos objetos, le damos nuevos significados a la materia. El alambre eléctrico y la bolsa plástica se convierten en hilos, manipulables a través de un proceso sencillo y conocido por muchos. En el proceso del “upcycling”, la materia de desecho se convierte en un objeto de mayor valor y calidad. Es tomar poco y hacer mucho, no tomar mucho y hacer poco (y para pocos)… como suele suceder. Un montón de bolsas plásticas de supermercado, al ser hiladas y tejidas, crean bolsos resistentes, alfombras y tapetes. En el proceso de tejer, nos sentamos a compartir, a conversar, a conocernos y respetarnos. Formamos vínculos humanos. Las latas de conservas se convierten en una lámpara de gas, o un carro de juguete. El niño y el adulto son cómplices en el proceso de crear y construir.

Estos son procesos de diseño y expresión estética que surgen a partir de la necesidad de objetos útiles, no de la necesidad de acaparar. Creamos lo que necesitamos, sin la necesidad de tener de mas. Es mucho lo que podemos aprender de los que poco tienen y mucho crean… con muy poquito.

Es muy interesante también el proceso de establecer una estética en el trabajo a realizar. Este es otro aspecto que el consumismo nos ha robado. Cómo hacemos las cosas y cómo construimos mas allá de lo mecánico, qué color, qué forma? Este campo tan humano se ha delegado al artesano y al artista, siendo la creación de cosas bellas una de las actividades que nos definen como seres humanos pensantes y superiores.

No cocinamos y comemos solo por sobrevivir, lo hacemos también como una experiencia sensorial placentera, agregándole valor a la experiencia la compañía de otros seres queridos. Los seres humanos no somos máquinas ni clones. Somos individuos valiosos que deben re-aprender los ritos y ceremonias de hacer, compartir y respetar a la naturaleza.

En lo que he investigado sobre el “upcycling”, he encontrado inspiración, ideas, esperanza y muchísimo respeto por el proceso creativo. No podemos perder la facilidad de sorprendernos, la emoción de una buena ideas y la energía que nos da participar de un proyecto que no solo sea bueno para mi, sino que también sea bueno para el planeta y las civilizaciones que lo habitan. Que tengas una muy feliz semana llena de buenas ideas!