Me encanta hablar del pan. No se si es normal emocionarse tan apasionadamente por algo tan simple. El proceso de tomar elementos tan ubicuos y sencillos, agregarles algo de humedad, calor y movimiento, algo de tiempo y paciencia; y crear un sustento básico, nutritivo y delicioso, me parece una experiencia estética como pocas. Casi suena como a hacer un bebé. Si, lo se, el pan me emociona.

Me emociona tanto que lo comparto cada vez que puedo. Antes de la “onda del pan” era un suplicio decidir que llevar a la cena con amigos, que prepararle al chico que invitaste a cenar en casa, que regalarle a la gente que lo tiene todo. Ahora la cosa es bien sencilla. Pan! Pan de hierbas, de ajo, de linaza o avena, de pasitas y canela, pan blanco, pan integral, con cebolla, con semillas de ajonjolí, con miel de caña… pan, pan y más pan. Tal vez sea bueno mencionar que mientras escribo esto, se esta horneando el pan.

Pero, y por que no comprarlo? No es más sencillo ir al Deli Gourmet y comprar un par de paninis? Por que perder el tiempo en la cocina cuando puedo comprar el pan en el supermercado o en la panadería de la esquina? Quien tiene tiempo para la levadura, por Dios… que insensatez! Comprar algo en el camino saca de apuro. Sí. Comprar el pan es lo más cómodo. Pero, estas seguro que sabes lo que contiene el pan que estas comprando por comodidad?

El pan que se prepara comercialmente, a gran escala contiene aditivos. Estas sustancias sintéticas prolongan la vida del producto, amplifican su sabor y textura y en caso de los dulces y bizcochos, les agregan color. Alguna vez te preguntaste por que el dulce amarillo se llama así? El nombre completo es Dulce Amarillo # 5 (tartrazina). Este aditivo colorante amarillo es encontrado en cereales, budines, mezcla para pan, bebidas, papas fritas, galletas y condimentos. Varios estudios han vinculado al amarillo #5 con trastornos de aprendizaje y concentración en los niños.

Por que son tan populares? Costo y longevidad. Compramos un producto que no es fresco, pero sabe freso y se ve fresco y nos dura un chorro en la refri. Si bien es cierto que los aditivos reducen el costo de los productos y aumentan su tiempo de vida, su sabor y consistencia; también es cierto que no son saludables para nuestro cuerpo. Mas bien son bastante perjudiciales. El uso de aditivos químicos sintéticos esta ligado a enfermedades y condiciones como alergias, intoxicaciones, nauseas, mareos, hiperactividad y obesidad, entre otras. Es un tema delicado, en el sentido de que nos cuesta muchísimo aceptar que no conocemos realmente lo que comemos; y que conocerlo, implicaría tiempo y dedicación por nuestra parte en investigar, educarnos y modificar nuestros hábitos. Todos queremos comer mejor y tomar decisiones más responsables en cuanto a nuestros hábitos de consumo y nutrición. El primer paso siempre es el más duro, pero me parece que una vez decidimos cambiar, ya lo demás viene solo y por añadidura… como por ejemplo, re-evaluar nuestras prioridades.

Ahora les propongo algo de insensatez con su tiempo… ¿Por qué no llegar a hacer la visita con las manos llenas de algo especial? ¿Por qué no compartir con tu familia algo que es bueno, saludable y hecho en casa? ¿Por qué no hacer en vez de comprar?

Les comparto, entonces, el proceso más sencillo para hacer una buena hogaza de pan sin mucho enredo, costo ni contratiempo.

(Aclaración: No todas las panaderías venden productos hechos al por mayor. Hay hermosos lugares donde se hace muy buen pan, con mucho amor y con sabor a hecho en casa. Les recomiendo Pan y Canela en Ciudad del Saber, Clayton)

Pan de Linaza

Ingredientes

1 taza y media de agua tibia

una cucharadita de levadura en polvo

una cucharadita de azúcar

3 tazas de harina

1 taza de linaza en polvo

1 cucharada de sal

Antes de comenzar…
Probar la levadra.
Calienta 3/4 de taza de agua (que esté tibia al tacto). Agrégale una cucharadita de azúcar y una cucharadita de levedura en polvo. Revuelve hasta que la levadura se disuelva bien.
La azúcar y la temperatura del agua activan el proceso de fermentación de la levadura. Si en 15 min. no ha crecido el líquido, bota la levadura y compra un sobre nuevo. Ese que ves ahi costó 90¢.

Mezclar los ingredientes secos. En un bowl grandecito coloca 2 tazas de harina y una cucharada de sal. Revuelve bien con una cuchara. En este caso estoy haciendo pan de linaza, así que le agregué una taza de linaza en polvo.
Para los que no conocen las bondades de la linaza, los invito a investigarla.
http://www.linaza.org/

En los primeros 5 minutos la levadura ya tiene burbujas.

A los 15 minutos ya dobló su tamaño. Esta es la medida que se busca. Que siempre doble el tamaño.

Le agrego media taza de agua tibia a los ingredientes secos.

Revuelvo suavemente. Puede ser con la mano, pero como tenía que hacer las fotos use una cuchara. Si es de madera, mejor. Yo usé esta por que no tengo de madera.

Agrego lentamente la levadura y sigo incorporando los ingredientes.

Le agrego la tercera taza de harina. En el caso del pan integral, se recomienda utilizar una taza de harina blanca por cada dos de integral. Yo no tenía harina blanca asi que solo usé la integral. El pan tendrá un sabor mas sobrio y fuerte. Es interesante degustar el verdadero sabor del pan.

Qué dificil fué hacer esta foto. Cámara en la mano izquierda, pan en la derecha… La manera correcta de amasar es la que sea mas cómoda para tí.

Para la primera subida coloco un poquito de mantequilla (a mi me gusta el aceite de oliva) en el bowl. El aceite mantiene la superficie de la masa húmeda y elástica. Asegurate de darle la vuelta a la masa para que quede aceitada a ambos lados. Queremos que la superficie se mantenga húmeda para que la masa pueda subir sin problemas. Si la superficie de la masa se seca, no va a subir bien.

Mira bien el tamaño para que puedas notar al ojo cuando esta al doble.

Pongo la masa en un lugar humedo y cálido por una o dos horas y espero a que la levadura haga su magia.
OjO: el horno esta apagado.

La masa ya esta al doble del tamaño, después de dos horas.

Le doy una segunda amasada, mas corta esta vez y le doy la forma que quiero que el pan tenga al final. Engraso un molde con mantequilla o aceite vegetal.

Listo para la segunda subida. Esta vez solo 45 min.

Ya la masa está lista para el horno.

Pre calienta el horno a temperatura media alta. Hornea la hogaza por 45 min. a una hora, dependiendo del tamaño del molde. Antes de sacarlo inserta un cuchillo para verificar que la masa esté lista. Desmolda y deja enfriar.

Pan de linaza acabado de salir del horno!