El colegio debe proveer ambientes de crecimiento para los niños; ambientes que incentiven y apoyen el aprendizaje. La salud y la nutrición son pilares del desarrollo humano y están dentro del hacer de una escuela. No olvidemos que el cuerpo y la mente son engranajes inseparables donde crecen y florecen nuestro saber y nuestro espíritu.

Habrán escuchado que somos lo que comemos; es muy cierto, pero tal vez no sabían que lo que comemos también define nuestra disposición para el pensamiento, el aprendizaje y el juego. En la escuela y en al hogar, los niños necesitan energía física y mental para poder participar activamente de todas las actividades a las que son expuestos; y un día escolar es extenuante, créanme.

La lonchera escolar debe ser nutritiva. Nuestro cuerpo necesitas azúcares para producir energía, y las mejores se encuentran en las frutas (frescas o secas). Las frutas también bombardean al organismo de vitaminas, minerales y fitonutrientes que promueven el funcionamiento adecuado de nuestro organismo y lo protegen de enfermedades. Las azúcares refinadas (bebidas carbonatadas, pastillas, dulces, donas) no tienen contenido nutricional y se consideran calorías vacías.

Al igual que las frutas, las verduras y vegetales deben estar siempre presentes en nuestra dieta. Son como un “todo en uno” aportándonos mega nutrición en platos altos en energía, livianos en grasas y de fácil digestión. Has tratado de leer un libro después de un almuerzo copioso? Imposible.

Los carbohidratos (pan, arroz y pasta) también nos proveen de energía. Siempre es recomendable el consumo de harinas integrales completas ya que aportan fibra, vitaminas y minerales. La harina blanca carece de estos nutrientes y es básicamente almidón. Es muy importante la fibra para el buen funcionamiento de los intestinos y la adecuada absorción de nutrientes al flujo sanguíneo.

Las grasa y aceites saturados (animales) están ligadas a enfermedades cardiovasculares y al alto colesterol sanguíneo, independientemente de la edad. Las comidas fritas con aceite no son recomendables. Los aceites mono-saturados (vegetales) son recomendables aunque nunca en exceso. Los ácidos grasos omega-3, que promueven la salud cardiovascular y la claridad mental, se pueden encontrar en nueces y semillas. Las nueces son muy buenas para combatir el cansancio mental y la fatiga.

El exceso de sal es un problema con los alimentos y condimentos procesados. Los chips de paquete, papitas y similares tienen alto contenido de sodio, grasas y los muy temidos colorantes y saborizantes (ligados a problemas de hiperactividad y atención). Hay que evitarlos a toda costa. Dato curioso: les sorprenderá saber que las sodas (que generalmente relacionamos con las azúcares) tienen un altísimo contenido de sodio (sal).

La leche entera (sin saborizantes ni colorantes) es un alimento completo al igual que los quesos y acompañan muy bien un desayuno de fruta y cereal.

La hidratación es muy importante durante la faena escolar. Agua en termo durante todo el día. Limpiamos impurezas a través de la orina y el sudor. Pues entonces tomemos mucho agua y sudemos mucho en el campo de deportes!

Recordemos que el balance entre vitaminas, minerales, proteínas y la asimilación de los nutrientes a través de las enzimas es lo que define nuestra química física y mental; nuestra salud. La comida fresca, sana y natural es segura, nutritiva y también hermosa. Aprendamos a apreciar a la naturaleza y sus frutos y participemos de la experiencia estética de la preparación de los alimentos y el respeto por nuestro cuerpo y el medio ambiente.